Peregrino matillano

Dia 5 Molinaseca - Las Herrerias

Escrito por peregrinomatillano 03-09-2012 en General. Comentarios (0)

Día 5
Molinaseca - Las Herrerias
54 km - 5h30m

 

Me despiertan mis compañeros al salir, me quedo un poco más en la cama, y tras asearme y aprovechar para afeitarme, bajo a desayunar, me despido de los dueños del restaurante que han sido muy amables y salgo sobre las 9:00.

 

El día esta despejado, y un poco fresco, así que me pongo el chubasquero como cortavientos, además como es de un color vivo y reflectante me servirá para el paso por Ponferrada.

 

En unos minutos de suave bajada llego a Ponferrada, la verdad es que salvo el magnifico castillo, me parece pasar por una gran ciudad como podría ser Madrid, se nota que es la urbe principal del Bierzo.

 

 

No puedo decir mucho más ya que al no parar ni quedarme allí a dormir no sé como será el centro y que cosas puede ofrecer para un visitante.

 

Continúo mi camino hasta Camponaraya por la carretera. Tras pasar el pueblo, tomo un rato la senda de tierra, que pasa por una zona de frutales y viñedos, la verdad es que se nota que el Bierzo es más verde que el terreno que he dejado atras.

Llego a Cacabelos donde sello la credencial y me paro ante su algergue que está junto a una antigua iglesia.

 

 

Continuo por la carretera hasta Villafranca del Bierzo, que me deja la impresion de una bonita ciudad balneario de vacaciones.

 

A partir de allí tomo el camino que en ese tramo va por el arcen de la antigua N-VI, que con el poco tráfico que tiene y al ir encajonado en un desfiladero junto con el rio Valcarce, es una zona muy tranquila y agradable, aparte de que es bastante llana.


Voy pasando por los distintos pueblos a lo largo de la ruta, Pereje, Portela, Ambasmestas, todos con un sabor muy rustico, hasta llegar a Vega de Valcarce que por la concentracion de restaurantes y alojamientos se nota que es uno de los puntos principales del camino.

 

Continúo hasta Ruitelan, donde tenia pensado coger el albergue que me habian recomendado en Puente Duero pero resulta que ese día esta cerrado, así que me voy a Las Herrerias y me alojo en el hotelito que hay a la entrada, ya que me apetece darme un lujo algún día. Está muy bien y la comida es buena, lo recomiendo.

 

Por la tarde, doy un paseo por el pueblo, que se encuentra en el fondo de un profundo valle, y rodeado de un verdor impresionante.

 

 

Pregunto a unos vecinos que tal está la subida a Cebreiro para ir en bicicleta, me dicen que hay una carretera bien asfaltada y que no tendré problema, charlamos un poco sobre la zona, y lo bonita que es, me dicen que en invierno es más duro estar allí porque hay muy poca gente, y apenas pasan peregrinos.

 

De vuelta al hotel, le pido el sello para la credencial al encargado, y una mujer que tambien se aloja allí aprovecha para sellar tambien. Ya que estamos, cenamos juntos y comentamos nuestras respectivas aventuras, que es lo típico en estos casos, de donde hemos salido, que tal llevamos el camino, que nos ha parecido hasta entonces. Ella viene a pie desde Burgos, y de momento va haciendo etapas cortas. Nos despedimos y me voy a dormir en la magnifica habitación, que gusto dormir solo y descansar tan bien ... porque lo voy a necesitar.

Dia 4 Astorga - Molinaseca

Escrito por peregrinomatillano 31-08-2012 en General. Comentarios (0)
Día 4
Astorga - Molinaseca
48 km - tiempo de viaje 5h 50m

El bullicio del albergue me despierta pronto. Los peregrinos a pie madrugan mucho. Intento dormir un ratito más pero finalmente me levanto, preparo las cosas y bajo a recoger la bicicleta.

Alli me encuentro a otros cinco bicigrinos, por suerte todos son españoles menos Nico el italiano, los cuales están finalizando los preparativos para salir.



Como van a tomar un desayuno en un bar que hay cerca de la plaza mayor, me uno a ellos y comentamos un poco la etapa de hoy y de donde venimos cada uno.

Todavía hace un poco del frio de ayer, asi que el cafe con churros nos viene que ni pintado.

Nos ponemos en marcha, y poco a poco vamos pasando a peregrinos a pie, la verdad es que bastantes, reconozco a algunos de los que tuve ayer de compañeros en el albergue. A todos les voy saludando con el "buen camino" de rigor

Como no puedo seguir el ritmo de los dos compañeros con los que he comenzado la etapa, ya que ellos comienzan hoy el camino y están frescos, a los 5 km nos vamos separando, asi que voy a mi aire, sin forzar.

La pista de tierra está en buen estado, y con una leve subida pasamos por Murias de Rechivaldo y Santa Catalina de Somoza.

A partir de El Ganso, cojo la carretera, ya que al ser local tiene muy poco trafico, apenas veo 10 coches en una hora. va picando poco a poco hacia arriba pero suavemente, hasta que paso por el roble del peregrino, un gran arbol donde muchos peregrinos suelen parar y descansar. A partir de ahí comienza la verdadera subida a Foncebadon.

Al poco paro en Rabanal del Camino, me aprovisiono de agua en su fuente y hago una fotografia de la entrada del albergue que me parece bonito.



Retomo la subida a Foncebadón, pongo el piñon grande y voy subiendo sin demasiado esfuerzo, la verdad es que esperaba que fuese más duro, yo calculo que la carretera puede tener el 5-6 % aproximadamente, asi que voy "casi comodo", en unos 7 kilometros sin tener que parar llego a la aldea de Foncebadon, disfrutando de las maravillosas vistas que se van descubriendo conforme se asciende.



Allí paro brevemente a hacer alguna fotografia y ver el pueblo, hay un bar y un albergue donde algun peregrino madrugador ya ha llegado y toma algun refresco.



Al reanudar la marcha, me sorprenden unas rampas más fuertes, y que con el cansancio de la subida anterior se me hacen un poco duras, pero en poco tiempo las supero y llego a la cruz de hierro.

Allí cumplo con la tradición y dejo la piedra que traía conmigo desde La Matilla, un trocito de mi tierra queda en el punto más alto del camino.



Veo que mucha gente ha dejado piedras, algunas con una inscripción, o un paquete de tabaco, pañuelos, fotos, etc, como simbolo de alguna cosa que quieren dejar allí.



En la cruz de hierro hay una importante area recreativa, con una pequeña ermita, un curioso reloj de sol donde el propio cuerpo del peregrino hace la sombra que indica la hora, y bastantes mesas y bancos de piedra, así que tras las fotos de rigor, me como el bocadillo y bebo un poco de aquarius, que la verdad es que estos días me ha venido muy bien, siempre empiezo el día con una botella de litro y medio, y la verdad, viendo lo que sudo, quizás necesite más.



Mientras estoy comiendo el bocadillo, se me acerca un señor que me dice que es de Canarias, y se pone a hablar conmigo, sin dejar de encender un cigarro tras otro, la verdad es que no creo que sea muy bueno fumar tanto con los esfuerzos que hacemos en el camino.




Retomo el camino, esta vez de bajada, disfrutando el magnifico paisaje de los montes de Leon, con alguna leve subida hasta Manjarín, pueblo casi abandonado, hasta que de repente comienza un descenso tremendo, con rampas y curvas realmente escalofriantes y peligrosas, como atestiguan varias cruces al lado de la carretera.

Paso por el pueblo de El Acebo, muy bonito, todo él en una fuerte pendiente, una única calle estrecha (no se puede ni aparcar) y donde veo a muchos de los caminantes descansar y bebiendo o comiendo, en los bares y restaurantes, un lugar bastante turistico y que merece la pena verlo, aunque yo paso casi sin parar, con los frenos bien apretados para no embalarme.



Continúo el descenso con la misma tónica, y aunque voy con cuidado, tambien voy dando vistazos al panorama que se divisa y donde se adivina Ponferrada. Finalmente tras 20 km finaliza la bajada y llego a Molinaseca, con los dedos agarrotados de tanto apretar los frenos, la verdad es que ha sido un descenso tremendo.



Entro en Molinaseca por su magnifico puente de piedra, y me recibe un pueblo con bastante encanto, con calles estrechas y arquitectura popular, me gusta mucho la playa fluvial que han construido junto al rio, y donde hay bastante gente tomando el sol y bañandose en el rio.



Como el albergue está lleno, lo cual no me extraña, porque despues de la etapa la gente desea quedarse en el primer sitio posible, cojo una cama en casa Pichin, por 10 €, en una habitacion compartida con cuatro camas más, casi como un mini albergue.

Como un magnifico plato de ternera guisada allí mismo, que casi no me puedo terminar, la verdad es que desde que empece el camino no tengo mucha hambre, pero si muchisima sed y bebo continuamente.



Doy una vuelta por el pueblo, ya que merece la pena visitarlo y quedarse aunque no se esté haciendo el camino, no dejeis de verlo si pasais cerca.



Por la tarde veo que hay otros dos peregrinos que se van a alojar en la misma habitación, un chico aleman, que me cuenta que prefiere la tranquilidad e intenta evitar el bullicio de los albergues de las ciudades principales, y un señor francés, que está haciendo el camino por partes y mañana tras llegar a Ponferrada se vuelve a Toulouse.

Cuando me acuesto me parece que no estoy demasiado cansado, pero la verdad es que caigo como un tronco.

Hoy ha sido un dia muy bonito, con bastante esfuerzo, pero los parajes que se pasan lo merecen y las vistas son esplendidas, pasando pueblos con mucho encanto. He visto muchos peregrinos y la verdad es que para estas fechas no esperaba tantos.

Mañana solo hare la parte plana hasta el pie del Cebreiro para que el cuerpo se reponga.

Dia 3 Benavente - Astorga

Escrito por peregrinomatillano 30-08-2012 en General. Comentarios (0)
Dia 3 Benavente - Astorga
66 km - tiempo 5h 50m

He dormido de un tiron del cansancio que tenía ayer.

De todas formas me levanto pronto, desayuno y me pongo en marcha.

Despues del sobreesfuerzo de ayer me noto cansado aunque sin agujetas.

Hoy voy a hacer casi la mitad de distancia que ayer, por lo que me lo tomo con calma.

Tras salir por la antigua N-6 cojo las largas rectas de los paramos hasta la Bañeza, con un panorama completamente diferente al de ayer, y además a primera hora hace hasta fresquito.

Paso por el pueblo de Pobladura del Valle, donde hay muchas casas-cueva. En la foto se ven las numerosas chimeneas, aunque tambien habia fachadas muy curiosas de entrada a las cuevas.



Despues enfilo el paramo y voy pasando por sembrados de maiz y todo bastante verde, ¡qué cambio respecto a ayer!



Voy pasando por un terreno bastante llano, en Toral veo una iglesia que me llama la atención por su aspecto macizo.



El dia se me hace pesado por el insistente viento en contra que me frena mucho, aunque tampoco tenía pensado correr.

Finalmente al llegar a Astorga sale el sol (ha estado medio nublado desde media mañana) y queda un día esplendido.

Me acerco al albergue de Siervas de Maria, un antiguo convento, que la verdad me parece muy grande en comparacion con los de los días anteriores y aqui si que hay peregrinos de todos los paises, edades y tipos, ya me siento de verdad en el camino.



Es un albergue con todas las necesidades de los peregrinos, lo recomiendo, aunque dicen que el de San Javier tambien está muy bien

Por la tarde doy un paseo por el centro de Astorga, me parece preciosa y con muchas cosas para ver, el palacio episcopal de Gaudi, la Catedral, la plaza mayor, las murallas ...



Compro algo de comida y bebida isotonica para mañana y ceno en uno de los bares, al salir se ha levantado un aire bastante frio y voy en pantalon corto, asi que aprieto el paso para llegar al albergue.

En el albergue me toca una habitacion de 10 en la que soy el unico español, hay un italiano llamado Luca que tambien va en bici y que es con el unico que hablo un poco, porque el resto son cinco alemanes,
un coreano y tres ingleses entre los que hay uno que parece tener 80 años que me hace pensar en si las fuerzas le van a llegar hasta Santiago.

Por la noche duermo poco porque entre los que se acuestan tarde (se supone que a las 23 debemos estar todos dormidos), los que se levantan de noche para ir al servicio y los que madrugan para salir pronto, hay mucho movimiento y ruido.

En realidad he hecho más de la mitad de la distancia en estos tres días, pero me parece que el camino empieza ahora, y mañana etapón de aupa, subir a Foncebadon ...

Dia 2 Puente Duero - Benavente

Escrito por peregrinomatillano 30-08-2012 en General. Comentarios (0)
Dia 2 Puente duero - Benavente
118 km - tiempo de viaje 9h 20m

Ayer no pude actualizar el blog porque llegue muy tarde a Benavente y tambien muy cansado, y desde el movil aunque puedo navegar, tampoco me deja escribir, así que os lo actualizo hoy.

Comienzo el camino por Simancas cruzando su bonito puente de piedra y luego cojo el camino de tierra hacia Ciguñuela, aunque para las bicis es un suplicio con tanta piedra, así que en cuanto llego allí cojo la carretera hacia Wamba, un poco antes de llegar veo el camino que desemboca en la misma carretera.

Paso Wamba, y cojo direccion hacia Peñaflor de Hornija donde un vecino me indica la dirección y me habla de una fuente muy buena que hay en mitad de la cuesta (estamos en los montes Torozos y hay bastante sube y baja), que me viene al pelo para descansar, la fuente es fresquisima y rica, pero apenas estoy llenando el bote, oigo un cencerro y en cuestion de segundos me rodean 200 ovejas que van a abrevar a la fuente, como es natural tengo que salir pitando, con gran pesar porque la fuente era muy buena.

En Castromonte paro a comerme un par de sandwiches y beber algo en un banco que hay a la sombra pasado el albergue. E
n principio tenia planificado acabar el segundo día en Medina de Rioseco pero mientras estoy allí decido tirar para Benavente y acortar una etapa, aunque son muchos kilometros.

La verdad es que el día ha sido un sufrimiento, no me imaginaba que las llanuras de Castilla fueran tan grandes y tan cálidas.

Paso por tierra de campos entre pueblos que a veces tienen edificios de adobe, unidos por largas rectas y ninguna sombra salvo algun arbol solitario que Dios en su misericordia ha puesto a mitad de camino para que este pobre peregrino descanse y beba un poco a la sombra.

El sol pega de lo lindo, pero tengo que llegar a destino, encuentro una fuente al pasar por Castroverde, me lavo, bebo y si hubiese podido me hubiese puesto a nadar en ella del calor que tenia.

Encima mi amigo el viento no para de soplar medio en contra ... aún así avanzo razonablemente.

Finalmente cojo la carretera de Palencia y hago los ultimos 25 km. Al llegar a Benavente y casi sin fuerzas me encuentro que la oficina de turismo para coger las llaves del albergue está en la Plaza Mayor subiendo un cueston, pero no hay más remedio y subo hasta allí.

El albergue es un edificio de la antigua estacion de renfe, no esta demasiado bien, pero es gratis.

Allí encuento a otros dos peregrinos, uno de Caceres bastante mayor que hace el camino despues de un infarto el año pasado, y un chico joven que nos dice que ha hecho el camino frances completo ida y vuelta y ahora quiere ir a su casa en Almeria también andando, en total lleva dos meses andando, y por la forma en que se mueve y habla sin parar le creo.

En total en dos días de viaje he encontrado cuatro personas bastante diferentes entre si.

Salgo a comprar algo, en un super que está junto a la zona de bares y tapas, donde veo mucha gente joven divirtiendose, pero estoy derrengado, así que vuelvo al albergue, ceno y me acuesto.

A ver cómo estoy mañana.

Dia 1 La Matilla - Puente Duero

Escrito por peregrinomatillano 28-08-2012 en General. Comentarios (0)

dia 1 La Matilla - Puente Duero
114 Km tiempo de viaje  6h:30


Salgo a la 8:30 de la mañana en un día esplendido, soleado, fresco y sin viento. Cojo la bici y me encamino a Santiago.


Tengo bastante ilusion por hacer el camino, y lo cojo con entusiasmo.


Paso por Cantalejo y enfilo una larguisima recta entre pinares, el día se me da muy bien y hago una media de más de 25 km/h, con lo que en tres horas estoy en Cuellar, donde aún están celebrando los encierros. Aqui se ve el castillo a la salida.


Tras entretenerme un poco allí, vuelvo a salir por un valle entre pequeños cerros, siempre en ligera pendiente hacia abajo, con lo que mantengo un buen ritmo mientras voy pasando por varios pueblos.


Paro a comer un bocadillo y beber algo en una area recreativa llamada Parque de la Ermita que hay poco antes de llegar a Iscar.


Mi intencion inicial es ir a Alcazaren, pero en vista de que voy con adelanto y no estoy cansado, decido ir a Puente Duero, aunque son algunos km más. Por lo que cojo la dirección de Cogeces de Iscar, pasando por Megeces y finalmente a Mojados.


Al llegar allí encuentro que el albergue es un pequeño bungalow de madera, pero esta muy bien organizado, y tiene un patio con flores y frutales, que es perfecto dado el día que hace.



La hospitalera María me da conversación, me explica que ella ya hizo el camino hace unos años y ahora ha sido hospitalera temporalmente en varios albergues, me da consejos y me cuenta anecdotas, y a llegar la noche, como tiene bastante comida que le ha dejado Arturo que es el encargado habitual del albergue, me invita a cenar con ella, ya que soy el único peregrino.


A ultima hora llega otro peregrino pero que hace el camino desde Santiago a Tierra Santa pasando por Roma, eso si que son narices, le deseo mucha suerte.


Y así pasa el primer día.